¿Qué es el Ductus Arterioso?

El Ductus Arterioso, Ductus Arteriosus, o también Conducto Arterioso es una estructura vascular que conecta la aorta con la arteria pulmonar. El Ductus Arterioso fetal es esencial para la vida del bebé. Durante el nacimiento, es necesario para permitir que la sangre rica en oxígeno evite los pulmones y fluya hacia el cuerpo. 

¿Cuándo se cierra el Ductus Arterioso?

El Ductus Arterioso fetal se cierra espontáneamente después del nacimiento en la mayoría de los recién nacidos a término (RNT).

 

¿Qué es la Persistencia del Ductus Arterioso?

La Persistencia del Ductus Arterioso, o también Ductus Arterioso Persistente es una cardiopatía congénita en la cual un prematuro produce el cierre del Ductus Arterioso más allá de la primera semana de vida.

Al producirse un cierre tardío, existe una conexión persistente entre la arteria pulmonar y la aorta. Esto hace que la sangre se mezcle entre las dos arterias y obliga al corazón y los pulmones a trabajar más.

 

¿Es el Ductus Arterioso Persistente una cardiopatía frecuente?

El grado de incidencia de la Persistencia del Ductus Arterioso en prematuros con un peso menor a los 1.500 gr, es de un 30%.

 

¿Cuáles son los síntomas de la Presistencia del Ductus Arterioso?

El signo clínico más frecuente del Ductus Arterioso Persistente en niños es la aparición de un soplo por debajo de la clavícula izquierda. También puede dar síntomas de frecuencia cardíaca y respiratoria elevadas.

La Persistencia del Ductus Arterioso aumenta el flujo pulmonar en los prematuros causando congestión que dificulta la maduración pulmonar. En muchos casos es necesaria la ventilación mecánica. También puede provocar o agravar una isquemia intestinal subyacente.

 

¿Cómo se diagnostica la cardiopatía congénita?

La técnica diagnóstica de elección para el Ductus Arterioso Persistente será la ecocardiografía.

 

Tratamiento del Ductus Arterioso Persistente

Cuando la Persistencia del Ductus Arterioso en niños produce síntomas y repercute en su estado, el tratamiento inicial es médico y farmacológico:

  • Indometacina: Fármaco utilizado como tratamiento estándar para el cierre farmacológico del Ductus.
  • Ibuprofeno: Antiinflamatorio no esteroideo de similar eficacia que la indometacina.

Actualmente, el cierre por cateterismo es una práctica habitual insertándose un dispositivo en el Ductus Arterioso que lo ocluye. Normalmente, los candidatos para este tipo de cierre serían los Ductus Arterioso Persistente menores de 3mm de diámetro y con un peso superior a 2Kg.

El tratamiento quirúrgico se reserva para aquellos pacientes en los que ha fracasado el tratamiento farmacológico, o cuando éste está contraindicado, y en los que el cierre por cateterismo no sería recomendado.

 

Evolución de la cardiopatía congénita

El pronóstico, tanto en el cierre del Ductus Arterioso Persisitente por cateterismo como quirúrgico, es excelente. Las tasas de recanalización del Ductus se estiman entre un 0% y un 3%.

 

Leave a reply