¿Qué es el Truncus Arterioso?

El Truncus o Tronco Arterioso es una cardiopatía congénita en la que nace un solo vaso y una sola válvula del corazón (Truncus Arteriosus), en lugar de las dos arterias y las dos válvulas habituales. 

En un corazón normal, la aorta transporta sangre desde el ventrículo izquierdo y la arteria pulmonar, del ventrículo derecho con sus respectivas válvulas.

En un corazón con la presencia de un Truncus Arterioso, solo existe un vaso sanguíneo para bombear sangre al cuerpo. Esto significa que la sangre rica en oxígeno y la sangre pobre en oxígeno se mezclan y fluyen a través de los pulmones y el cuerpo.

 

¿Es el Truncus Arterioso una cardiopatía congénita frecuente?

La cardiopatía del Tronco Arterioso es un defecto poco común que afecta a menos de 1 en 10.000 niños (0,0001%), de igual manera a ambos sexos. 

Los niños con Truncus Arterioso también tienen una Comunicación Interventricular (CIV), que es un agujero en el tabique que separa los dos ventrículos del corazón.

La cardiopatía congénita también puede estar asociada a anomalías cromosómicas como el Síndrome de DiGeorge o la Delección 22q11.

 

¿Cuáles son los síntomas del Truncus Arterioso?

La presencia de un Tronco Arterioso implica que la sangre oxigenada y la no oxigenada llega mezclada a los pulmones, porque un único vaso emergen las arterias que irrigan todo el cuerpo.

Debido a esto, existe un aumento del volumen de sangre que pasa por los pulmones que desencadena insuficiencia cardíaca congestiva y daño pulmonar. Los niños con Truncus Arterioso se manifiestan con cianosis (coloración azul), fatiga, palidez, frecuencia respiratoria y cardíaca aumentada.

 

¿Cómo se diagnostica este tipo de cardiopatía congénita?

El diagnóstico del Truncus Arterioso se realiza por ecocardiograma, habitualmente de forma prenatal o en las primeras horas de vida. Normalmente no es necesario realizar más pruebas diagnósticas en estos niños.

 

Tratamiento del Truncus Arterioso

La cardiopatía del Trunco Arterioso se corrige mediante cirugía en el periodo neonatal. La cirugía consiste en usar la válvula truncal o común como válvula aórtica. Las arterias pulmonares se separan de su punto de origen y se conectan al ventrículo derecho del corazón mediante un conducto valvulado.

 

Evolución de la cardiopatía congénita

La mayoría de los niños con Truncus Arterioso que han sido intervenidos se recuperan y desarrollan con normalidad. Se requerirá de recambios de conducto durante el crecimiento para adaptarlos al crecimiento del niño.

 

Leave a reply